Elegir los productos de higiene íntima femenina que nos ayuden a sentirnos más cómodas es muy importante. Por eso, con el paso de los años, estos artículos han evolucionado para adaptarse a nuestras necesidades con el objetivo de hacernos la vida más fácil.

Uno de ellos es la copa menstrual, un producto reutilizable que supone un gran beneficio para tu higiene íntima, pero también para tu bolsillo y para el medioambiente.

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente en forma de cáliz, fabricado con silicona de grado médico, que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. Su colocación es sencilla, similar a la de un aro anticonceptivo.

A diferencia de los tampones, que también se usan internamente, la copa menstrual no absorbe el flujo, sino que este se mantiene en el interior de la copa hasta que se extrae y se desecha.

La copa menstrual no altera el pH vaginal y es respetuosa con nuestro cuerpo, ya que se adapta a él.

Además, pueden utilizarse durante años, por lo que la generación de residuos es mínima.

Ventajas e inconvenientes de utilizar la copa menstrual

La copa menstrual es una alternativa sostenible frente a los tampones o las compresas. Sin embargo, muchas mujeres todavía son escépticas respecto a su uso. Algunos motivos que pueden ayudarte a valorar utilizar una copa menstrual son:

  • Evita irritaciones

El uso de compresas y tampones se relaciona, en ocasiones, con sequedad vaginal,  irritación  e incluso aparición de alergias o infecciones como la candidiasis. Si este es tu caso, debes saber que las copas menstruales son hipoalergénicas, ya que no contienen productos químicos dañinos ni blanqueantes. Además, como recogen el flujo menstrual en lugar de absorberlo, reducen la sequedad y las irritaciones en la zona.

  • Es reutilizable

Las copas menstruales son reutilizables, dependiendo del tipo de copa pueden durar hasta 10 años y su elaboración es menos contaminante que la de tampones y compresas. Para utilizarlas con seguridad, solo debes lavarlas después de cada uso y guardarlas en su recipiente correspondiente.

  • Es cómoda

Para muchas mujeres, la copa menstrual es sinónimo de comodidad: puedes llevarla puesta hasta 12 horas sin interrupción. Además, no produce molestias, reduce el olor, estarás totalmente protegida y te sentirás más limpia.

  • Ahorrarás dinero

Los productos de higiene femenina son bastante caros. Con la copa menstrual, te ahorrarás el dinero en tampones y compresas, ya que solo deberás comprar la copa una vez cada mucho tiempo.

  • Hay modelos adaptables para cada mujer

A muchas mujeres les preocupa que la copa menstrual no se adapte a su cuerpo. Sin embargo, existen diferentes modelos (para principiantes, con aplicador, orgánicas, etc.), tamaños y tallas.

copa menstrual ventajas

A pesar de estos beneficios, utilizar la copa también tiene algunos inconvenientes:

  • Su uso en sitios públicos puede ser incómodo

Cambiarte la copa menstrual en lugares públicos (como restaurantes, trabajo, etc.) puede ser complicado, ya que tienes que lavarla y enjuagarla bien en el lavabo.

  • Debes esterilizarla y limpiarla correctamente

La copa menstrual requiere ciertos cuidados. Debes esterilizarla, hirviéndola en agua a 60 ºC antes de cada menstruación para asegurar que está libre de bacterias. También tienes que lavarla, con agua fría y jabón neutro, antes y después ponerla.

  • A veces no es fácil de colocar

Algunas chicas tienen dificultades para ponerse la copa menstrual, sobre todo al principio. Como el material es muy flexible, la recomendación es doblarla en forma de C o de flor para insertarla. Te recomendamos probar tu también diferentes posiciones, siendo las más fáciles en cuclillas o sentada en el inodoro.

Deberás introducirla poco a poco con tus manos, verificando que el tallo mire hacia abajo. Después, comprueba que el cáliz se ha abierto y que está ajustado a las paredes vaginales para que mantenga la sangre y no te manches.

  • Hay que retirarla con cuidado

Otro de los aspectos más «controvertidos» de la copa menstrual es que, al retirarla, puedes mancharte las manos o la ropa. Hazlo con cuidado, introduciendo el índice y pulgar para doblar la copa y extraerla sin derramar nada.

Tipos de copa menstrual: ¿cuál me conviene?

Aunque hay copas menstruales de diferentes tamaños y capacidades, no existe un «tallaje» único, por lo que cada marca hace una calificación diferente.

La mayoría utilizan las letras S, M y L, pero otras eligen la A (para copas más pequeñas) o la B (para copas más grandes). También hay marcas que indican los mililitros de capacidad.

Elegir una talla de copa menstrual depende de varios factores, como tu cantidad de flujo vaginal (si es abundante, medio o ligero), si has tenido hijos, si tu parto fue natural, si tu cérvix y cuello uterino es alto o bajo, etc.

De forma general, las mujeres que han tenido partos vaginales suelen elegir la talla L, mientras que para las mujeres jóvenes con reglas poco abundantes, se recomienda la S. Normalmente, a partir de los 30 años y si no tienes hijos (o nacieron por cesárea), puedes elegir la talla M.

Algunas marcas venden modelos para primerizas y adolescentes que quieren empezar a usar la copa menstrual. Estas copas son más pequeñas, tienen un doble borde “a prueba de fugas” y su tallo es en forma de aro para extraerlas fácilmente.

Por último, te recomendamos que pruebes los modelos con aplicador. Estas copas menstruales son más fáciles de colocar y extraer, y podrás comprobar de forma sencilla si están bien puestas.

Elige tu modelo y prueba la copa menstrual y cuéntanos tu opinión al respecto. En poco tiempo, este producto puede ser un gran aliado para mejorar tu comodidad y tu salud íntima durante la regla. Pero, si no es así, serán muchas las usuarias que desearán conocer tus razones. ¿Te animas a compartirlas con nosotras?