Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España residimos más de 24 millones de mujeres. De ellas, 3.828.761 tienen entre 20 y 34 años de edad.

Podemos saber cuántas tienen estudios superiores y son autónomas. También cuántas se han casado, tenido hijos, comprado o alquilado un piso y viajado al extranjero.

Sabemos qué media de tiempo pasan frente al televisor o las redes sociales, con qué frecuencia van al cine, si conducen o, por el contrario, utilizan transporte público de forma habitual.

Podemos saber casi todo lo que concierne a sus hábitos de vida. Rutinas que no escondemos y que hablan de cada una de nosotras y de la sociedad en la que vivimos. Pero, cuando se trata de intimidad, los datos son mucho más inexactos. A veces, incluso inexistentes. Así que, ¿cómo dar respuesta esas nuestras inquietudes?

 

Fuentes de información

De acuerdo a la última encuesta sobre salud sexual y anticoncepción realizada por la Sociedad Española de Contraconcepción (SEC), la fuente más consultada por l@s jóvenes en lo referente al sexo es Internet. Concretamente, el 47’8% de los españoles entre 16 y 25 años utilizan la Red como principal vía de información. En segundo lugar, y siguiéndole de cerca, estarían los amigos, los profesores y, en cuarta y quinta posición, la madre y el padre.

 

El principal cambio que vemos con respecto al siglo pasado es que, por suerte, el sexo ha dejado de ser un tema tabú en muchos sentidos. Y, aunque aún quedan muchos muros que derribar, los expertos y líderes de opinión, los medios de comunicación, los centros educativos y los muchos libros que tratan en torno a esta temática son, en gran parte, los responsables del cambio social que se ha experimentado (y que seguimos experimentando cada día).

 

¿Qué hay de los libros?

Manuales de autoayuda, de educación y psicología de la sexualidad, novelas románticas y de género erótico… Son miles los libros publicados cada año que giran en torno al sexo.
Sin embargo, el principal referente es un libro escrito… ¡hace más de 1.500 años!: el Kamasutra. Su nombre proviene de los vocablos “kama” o placer sexual y “Sutra”, que se traduciría como hilo o unión.
Su origen exacto sigue siendo una incógnita, pero sí sabemos que su aparición se remonta al periodo Gupta (240-550 d.C). De su autor sabemos que se apellidaba Vatsiaaiana y que fue un escritor y religioso indio, hijo de un erudito bráhmana.
Poco más se sabe de él aparte de meras conjeturas, pero esta joya de la literatura sánscrita sigue siendo, en pleno siglo XXI, uno de los libros más vendidos cada año.

pareja leyendo un libro sobre sexualidad
 

El libro sexual por excelencia

Lejos de lo que muchos creen, el “Kamasutra” es un texto que habla de mucho más que de sexología. De hecho, solo uno de los 36 capítulos que lo componen trata específicamente de posturas sexuales. El resto tratan temas que abarcan desde el matrimonio, los besos y la prostitución; hasta el cortejo, los distintos tipos de mujeres o los tabúes de la época.
 
Sin embargo, es su forma de abarcar el sexo, con sus emblemáticas ilustraciones, la que le ha otorgado una enorme fama a nivel mundial.
En él se establece, por ejemplo, que existen 12 formas de hacer el amor y 8 posiciones básicas; y que la combinación de ambos factores da lugar a 64 “artes” amatorias. Y, hablando de posturas, ¿cuáles son las posturas favoritas de los jóvenes en la actualidad?
 

El lugar, el momento y la forma preferida de los españoles

Una famosa marca de preservativos publicó recientemente una encuesta que desvelaba, entre otros muchos datos curiosos, que la cama es el lugar preferido por la mayoría de los jóvenes españoles para mantener relaciones sexuales. A esta le seguían la playa y los probadores públicos.
No obstante, parece que podríamos abrir un debate al respecto, ya que, por otro lado, Boston Medical Group publicó una encuesta similar que arrojaba diferentes resultados. A la cama, en este caso, se añadían como lugares más habituales en los que practicar el coito, los hoteles o el propio coche.
En cuanto al momento, los españoles elegimos la noche por una clara mayoría y, con respecto a la postura, el 64,9% preferimos el misionero; siguiéndole en el ranking el perrito, la amazona y la cuchara. ¿Y tú? ¿Qué lugar y forma prefieres?